miércoles, junio 27, 2007

Mudanza (de Cristina Longinotti) P701040

Preparo solitaria mi valija,
ordeno los recuerdos, limpio estantes,
cubro los muebles que dejé expectantes,
recojo y guardo alguna baratija.

No es mucho lo que llevo: la rendija
del pasado es pequeña y los instantes
se me cuelan fugaces y mutantes
en la memoria incierta y desprolija.

Digo adiós y me marcho: un nuevo dueño
decidirá qué hacer, pondrá su impronta,
cumplirá los anhelos de esta casa.

Y dormirá en mi cama con mi sueño
que no supe vivir, el que se apronta
a seguir su camino. Todo pasa.

TRISTANGUEANDO (de Silvia Longohni) P703272

Me baraja la muerte un as de espadas
esta noche sin luz, a lo troileano,
se me amura el silencio, marco el verso.

No sé si cantar flor de madrugada
y estribo bien las güampas y orejeo
aunque intuyo que alguno me la emparda.

No me atrevo al retruco sin la yapa
que me arrima este tango empedernido,
güalicho que conjura los destinos
de ser el perdedor de la partida.

No quiero que despierte Buenos Aires
y me encuentre desnudo de nostalgia
perdido en esa esquina que no existe
más borracho de amor que de otra cosa.

Tristangueando me quedo en los recuerdos
y los años me obligan al descarte,
truco feroz signado por la muerte
y un par de Falcon verdes que te ensartan.

A pleno amanecer y sin vergüenza
me pulsa la ramera el esqueleto
y el fueye se destanga en un quejido
que sale de mi voz como un silencio.

miércoles, junio 20, 2007

Templo para mis lágrimas (de Jesús Alejandro Godoy) P705290

Desde algún lugar obsecuente con mis pormenorizados temores, me voy quedando ajeno a toda vigencia de lo que es leal a mis sentimientos; entonces, violo los dictámenes más certeros que me hicieron un hombre acaudalado de felicidades y me entrometo en los caminos de las vivencias fugaces aletargadas por esos yerros que dejan el paladar dulce y el corazón vacío.
Voy entonces dije, a romper esos encantamientos que supieron ensoñarme en novelas de amores escondidos que luego no eran tales sino, un esparpajo mal dibujado, por esos amores que no sabían amar y esos corazones que se estaban entrenando para saber querer luego de descartar los desintereses de los cariños.
Abrí los ojos creo, y me encontré con otras historias inverosímiles y tan cercanas a mis quejas de caminos no atinados, que de tanto repetirlas se me hacían harto cercanas y hasta palpitantes de desasosiegos y vacías de toda solución.
Y me senté...
Me senté dije, en la acera de estos recuerdos que se fueron quedando ebrios y descontentos de perder a sus mismos recuerdos; estos recuerdos, que se volvieron puertas oxidadas y despintadas, tiovivos destartalados y solitarios; ancianos solos, en el invierno de una plaza vacía.
Y fue dije, que me horroricé de llevar tantas miserias activas en mi memoria, y di cuenta de estas armadas estrategias que se erigían como templos para mis lágrimas en las lloviznas de mis palabras sin sentido, que iban implorando un poco de piedad a esas decisiones que ya no pude deshacer.
Y me senté... a esperar que el tiempo se llevara un poco de este viento que hoy me trae las buenas nuevas ajenas que mis recuerdos no quieren escuchar, y que mis obligadas sonrisas no quieren festejar.
Creo que los últimos que me vieron, me advirtieron empacando mis lágrimas para llevarlas a otras tierras y envolviendo mis alegrías para repintarlas cerca del mar.
Fue creo... que me senté a esperar, lo que jamás llegaría y decidí escaparme de esos vientos, que me traían recuerdos ajenos, que mis recuerdos atónitos de encontrarse siempre en el mismo sitio, no podían soportar.

Inclán y Alberti (de Elsa Reyes de Mazzoni) T 16

TAMBIÉN (T) Sección especial para la publicación de obras de autores clásicos, de revistas o libros recibidos en intercambio por Revista Literaria Nuevas Letras desde 1981, de otros grupos literarios, de integrantes del taller literario Nuevas Letras y de los lectores en general. LUIS ALBERO BATTAGLIA

Inclán y Alberti, esquina de la infancia.
Ayer, después de tantos años, pude
vencer ese dolor de los recuerdos
y temblándome el alma, anduve... anduve...

Una moderna casa ha reemplazado
a aquella del zaguán y los malvones,
donde empecé a soñar y escribí un verso
(verso triste, de niña triste y pobre)

Sentí que no era yo la que pisaba
esas baldosas, todavía antiguas.
Yo era la que jugaba con el aro
y saltaba la soga, con Martita.

Y un día, catorce años asombrados,
recibió de una mano la caricia
y la dejó pasar... era ese dulce
primer amor, que nunca cristaliza.

¡Cómo quisiera encontrarme de nuevo
con sus ojos oscuros, leales, buenos!
Saber si le hice daño con mi ausencia
y pedirte perdón por tantos sueños.

¿Y a qué vine a esta esquina Inclán y Alberti?
Tan sólo a comprobar que he envejecido.
Nadie me conoció, todo es distinto...
Y doblé por Mateu, hacia el olvido.

martes, junio 19, 2007

Nota por plagio a Querrién (de Gillermo Arte William) P704050

Boletín Contra las copias de las creaciones artísticas.
Escrito para Blog Paginantes y para el sitio foro Web Movimiento Neo Surrealistas y para todos los sitios donde exponemos nuestras obras.
El día 9 de junio, ha tenido una mala noticia para todos nosotros. Un poema de nuestro querido poeta Enrique Caballero Arias Querrién, ha sido plagiado por copiar el poeta Génesis, Ansias poesía creada por Enrique Caballero Arias en 85% de su poema ANSIAS .
He dejado todo que tenía previsto para esta mañana para poner fin a este grave problema. Después de haberme puesto en contacto, con Génesis vía e-mail y MSN sin respuesta por parte de citado Génesis. Tomé las medidas oportunas.
Lo primera resolución es la expulsión de inmediato del poeta que copió la obra poética (Génesis) de nuestro Movimiento Neo Surrealista. Observando al eliminarlo de nuestras lista que estaba entre nosotros con distintos nik José, Damián Soujiro.
Segunda hemos retirado de nuestro foro y de donde este poema ha sido publicado y en los sitios donde no se puede retirar hemos dejado la nota que el poema esta plagiado (copiado).
He puesto nota y boletines explicatorio de este hecho en todos los sitios donde publicamos habitualmente.
En caso que tome el artista Enrique Caballero Arias (Querrién) acciones legales en contra de este citado poeta Génesis. Yo estaré siempre al lado de Enrique Caballero Arias (Querrién); ejando notas permanentemente es estos sitios, para que sirva de precedente.
Estando todos los artistas de acuerdo que estos hechos de copia se han de exponer para que sirva de precedente. Hay un respeto a la propiedad intelectual que todo artista a de sobreguarda. Registrando nuestros escritos o cualquiera obra creada por los artistas y los sitios donde son expuestas y hacer certificados de autenticidad en aquellas obras que no sean literarias.Hay canales y vías legales que nos protegen. Informaros porque cada país tiene las suyas, siempre es una herramienta mas a tener en cuenta y es la mejor forma para nosotros los artistas para estar, protegidos contra la expropiación de nuestros bienes creados por los artistas.
Gracias a todas estas medidas, los artistas estamos protegidos. Ya sabemos que suelen ser casos aislados, pero cuando se producen los artistas creadores originales de las ideas quedan ultrajados por sus propios colegas que es lo que más afecta al intelecto del creador.
Nosotros los creadores de artes estamos abiertos a que las ideas sean desarrolladas para eso creamos, pero sólo la idea no la totalidad de la obra ya que eso ya es ultrajar y ofender al creador y el que lo hace está dejando de crear para llegar a ser un pirata del intelecto de los prójimos penado por todas las leyes de todos los países.
Deseando que estos hechos sean radicados de una vez por todas. Para dar paso a la máxima creatividad creadora, dote de todo artista.Y la libre exposición de sus obras sin temor a ser plagiados. Copiar es ni más mi menos copiar una obra en más de un 50% de ella cuando es literaria y copiar en 100% del resto de las otras disciplinas artísticas.
Rescato que todo artista que expone sus creaciones ha de tener registrada su firma y sus obras y los sitios donde son expuestas con la fecha de sus creaciones. Esto va dirigido a todos los artistas noveles, nombrados y renombrados.
Esto nos mantendrá protegidos contra la expropiación discriminada de nuestras obras originales.
Este documento ha sido aprobado por la mayoría del colectivo de creadores de artes.Siempre a vuestra entera disposición Guillermo arte-William. Nota este archivo quedara expuesto en todos los grupos que componen o esta presente el Movimiento Neo Surrealista.

miércoles, junio 13, 2007

La papa y la cebolla (de Juan José Mestre) P702200

¿Cuál es la papa y cuál la cebolla? preguntaba la profesora de dibujo allá a mediados de los setenta, en un mundo mucho más simple de entender que este que nos toca vivir gracias (en gran medida) a nuestro desatino. Por cierto, ya en esa época había atisbos del actual descalabro geopolítico actual, pero no hacían falta muchas luces para distinguir la papa de la cebolla por horripilantes que fueran mis dibujos. Hoy, en cambio, la visión se torna francamente borrosa a la hora de querer dar un vistazo a esto que la globalización ha convertido en una mezcolanza de guerras, cambio climático, violencia coordinada e institucionalizada desde los factores de poder. Hoy, sólo una cosa es mensurable y controversial desde todos los ángulos: la cantidad de inocentes que mueren minuto a minuto, hora a hora, día a día. De la papa y la cebolla sólo queda el recuerdo. En verdad, nada más banal e insípido ayer y ahora, cuando la hambruna y las bombas son un instrumento más de retroalimentación del poder, la explotación y el exterminio.

La última faena (de Fernando Luis Pérez Poza) P703130

Y sosegadamente
el reloj cuenta en la torre cada hora,
cuenta cada minuto, segundo a segundo,
y el vaivén del tiempo es su martirio,
dolor carnívoro de agujas que laten,
triple mortal que da la vida
y el circo se desmorona.
En la taquilla cuelga un cartel de:
¡No hay leones!
Nunca el trapecista humano
saltó sin red desde tan alto,
en el vaso, en la botella, en la bodega.
Nunca tanto payaso doloroso,
nunca tanta aritmética inexacta,
nunca tanto domador en paro
trabajó sin látigo y sin jaula.
Nunca, señor ministro de la nada, fue la vida
una carpa tan mortal
ni los enanos treparon sin cuerda hasta las sienes
con tanto desparpajo.
La serpiente se pasea con la manzana en la boca,
el elefante toca la trompeta para cambiar de tercio
mientras los monos agitan el pañuelo blanco
pidiendo la oreja.
Suenan los clarines, compañeros poetas,
aunque el toro ya lleva tiempo en el ruedo;
ríos de sangre ocultan la arena, el cielo,
y en el lomo del mundo ya no cabe
ni una banderilla más.
Suena el trombón del odio y el presidente en el palco,
al ver el estoque oxidado, ordena el descabello
a golpe de bomba atómica y suicidio global.

miércoles, junio 06, 2007

Silencios de junio - 0 .- (de Monik Matchornicova) P603010

Nacer en ti Poesía nocturna toda nacer
y apostar como antes desde
la música, las sombras interminables

archivadas en la llovizna, atravesando
la memoria hacia las profundidades,

e ingenua la voz en el silencio
declamando a las amapolas de Van Gogh,
conmovida en Satie, mientras rezaba el planeta
tan herido,

así quiero ser niña en tu mano
mendigando horas-madrugadas
con la tenue luz de las calles-avenidas
y los motores bohemios rompiendo la noche

------------ --------- --------- --/

y volver a los principios
deshilvanando el aire, indagar
océanos lejanos, bordear
la magia de una estrella
oculta por la misma magia de mis árboles

------------ --------- --------- --------- -------/
y prevenir con el juego-pensamiento
los temblores normales de la carne ó,
asustar al amor con una risa ó,
descolgar el recuerdo de las sombras.

------------ --------- --------- --------- --------- --/

Quiero descansar en tus orillas
volátil, ancestral,
emitiendo sonidos convexos, divagando
la oportuna marcha de ser en esta
vida
sólo una vez por los siglos.

Rima LXXIII (de Gustabo Adolfo Bécquer) T 15

TAMBIÉN (T) Sección especial para la publicación de obras de autores clásicos, de revistas o libros recibidos en intercambio por Revista Literaria Nuevas Letras desde 1981, de otros grupos literarios, de integrantes del taller literario Nuevas Letras y de los lectores en general. LUIS ALBERO BATTAGLIA

Cerraron sus ojos
que aún tenía abiertos,
taparon su cara
con un blanco lienzo,
y unos sollozando,
otros en silencio,
de la triste alcoba
todos se salieron.

La luz que en un vaso
ardía en el suelo,
al muro arrojaba
la sombra del lecho,
y entre aquella sombra
veíase a intervalos
dibujarse rígida
la forma del cuerpo.

Despertaba el día
y a su albor primero
con sus mil ruidos
despertaba el pueblo.
Ante aquel contraste
de vida y misterio,
de luz y tinieblas,
yo pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la casa, en hombros,
lleváronla al templo,
y en una capilla
dejaron el féretro.
Allí rodearon
sus pálidos restos
de amarillas velas
y de paños negros.

Al dar de las Ánimas
el toque postrero,
acabó una vieja
sus últimos rezos,
cruzó la ancha nave,
las puertas gimierony el santo recinto
quedose desierto.

De un reloj se oía
compasado el péndulo
y de algunos cirios
el chisporroteo.Tan medroso y triste,
tan oscuro y yerto
todo se encontraba
que pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la alta campana
la lengua de hierro
le dio volteando
su adiós lastimero.
El luto en las ropas,
amigos y deudos
cruzaron en fila
formando el cortejo.

Del último asilo,
oscuro y estrecho,
abrió la piqueta
el nicho a un extremo;
allí la acostaron,
tapiáronle luego,
y con un saludo
despidiose el duelo.

La piqueta al hombro
el sepulturero,
cantando entre dientes,
se perdió a lo lejos.
La noche se entraba,
el sol se había puesto:
perdido en las sombras
yo pensé un momento:
¡Dios mío, que solos
se quedan los muertos!
En las largas noches
del helado invierno,
cuando las maderas
crujir hace el viento
y azota los vidrios
el fuerte aguacero,
de la pobre niña
a veces me acuerdo.
Allí cae la lluvia
con un son eterno;
allí la combate
el soplo del cierzo.
Del húmedo muro
tendida en el hueco,
¡acaso de frío
se hielan los huesos...!(...)
¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es, sin espíritu,
podredumbre y cieno?
No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,algo que repugna
aunque es fuerza hacerlo
a dejar tan tristes,
tan solos los muertos.