lunes, junio 17, 2019

POR ARTE DE MÚSICA



Veo caerse las sombras
desde mis ojos sin tiempo
mientras desangra la noche
el silencio
y se dibujan los gnomos,
mi alma presiento
en la ventana en penumbra
como mis sueños.
Veo morirse las horas
en un reloj del recuerdo
y en la estación solitaria
tu tren de invierno.
Y si esta música suave
vale por ellos
que se levanten del mundo
los cantos viejos.
Los Beatles, Sinatra y Elvis,
Carlos Gardel y Sui Generis,
Spinetta, Chopin, Malher,
Beethoven, Marley y Mozart,
Alberto Cortez, Yupanqui,
Jara, Lennon y Cerati,
Cafrune, Tchaikovsky y Bach,
Rubinstein, la negra Sosa,
Hernán Figueroa Reyes,
Yepes, mi piano desierto;
y esta vida silenciosa
la pueblen.
Que nos liberen del miedo,
del nunca más, del olvido,
del ser y no ser, del todo,
del vivir y haber nacido.

LUS ALBERTO BATTAGLIA
17/6/2019

viernes, junio 14, 2019

DE BLANCURA Y CEREZA de José Víctor Rosales Grupo Paginantes en Facebook Nº 36


DE BLANCURA Y CEREZA...
Mi momento divino
lo viví yo contigo
esa noche inmortal
fuiste tú mi princesa
con tu boca de fresa
y tus ojos de mar.
De quien fueron tus ganas
cuando te desnudabas
cuando me provocabas
en silencio quebrado
con el ritmo espantado
de tu respiración.
Al calor de ese vino
Y tu rubor divino
con vergüenza y pasión
en la mezcla perfecta
de inocencia y lujuria
de condena y perdón.
Quien leía en tu cara.
la intención de perversa
de ser más que una piel
dulce como la miel
para ser inmortal
en mi instinto animal.
Para ser todo un reto
y vivir lo perfecto
al sangrar con tu espina
como rosa ladina
el instante más lindo
y morirse con él.
Esos tus movimientos
de caderas perfectas
esos labios mordidos
esa boca entreabierta
el sudor de tus senos
y el erizo en tu piel.
En el cuarto repleto
de momento perfecto
con aroma a vino
y sabor a tu ser
el sabor de la hembra
que quiere ser mujer.
Más fortuna no puedo
ni merezco pedir
sería como exigir
el merecer la gloria
el vivir siempre en ti
como sombra servil.
Mis palabras se mudan
a tu mente de reina
para que las escuches
en la magia de amor
ya no me pertenecen
porque viven en ti.
Solo puedo decir
que ese instante divino......
de blancura y cereza
de locura y pureza
de tu cara....princesa
nunca se ha de morir.
Pues el cuerpo se va
pero el alma no muere
ni el momento vivido
ni el sentirme tu dueño
porque vives en mí
así como yo vivo en ti.

PP 22 3 36

HECHO!!!

én nos enseñó a vivir todos los días como si fuera el mejor día de la historia! Que llenó el mundo con una hermosa sonrisa y un alma dulce.
Ahora miro a los que tienen tiempo de leer este post hasta el final..... (creo que voy a descubrir los primeros 5. 😊
El cáncer es muy invasivo y dañino, incluso después del final del tratamiento, su cuerpo sigue luchando para restaurar el daño causado por la terapia de radiación / quimioterapia. Es un proceso muy largo (100 % cierto).
Por favor, en honor a un miembro de la familia o a un amigo que murió, o sigue luchando contra el Cáncer o incluso tuvo cáncer, pero curado; copiar y pegar (no compartir) en tu página.
Así que voy a saber quién lo leyó, 😍 por favor escribe 'hecho' para que podamos ver juntos el poder de la unidad!
Publicando en honor a tantos (demasiados) que han luchado y los que siguen luchando contra el cáncer.
Especialmente durante la temporada de vacaciones. Disfruta del tiempo pasado con la familia, los amigos y los seres queridos.

Un abrazo paginante

LUIS ALBERTO BATTAGLIA

DEL Diario de Ana Frank de Susana Grimberg Escritora (nick de Facebook) Miembro del Grupo Paginantes en Facebook


“El Diario que hizo que Ana Frank, viviera más allá de los tiempos aciagos del nazismo”
SUSANA GRIMBERG ESCRITORA·MIÉRCOLES, 12 DE JUNIO DE 2019

   En la nota en la que hablé sobre el ocio como un tiempo para crear, me referí a Ana Frank quien, en el anexo, además de los momentos para estudiar organizados por el Sr, Frank, su padre, la adolescente aprovechaba los momentos de ocio para escribir su diario. Ana, con su escritura, logró vivir más allá de los años devastadores del nazismo.
   Suelo hacerme la misma pregunta que el director rumano Radu Mihaileneau nos hace llegar a través de uno de los protagonistas de su película “El tren de la vida”: “¿Qué importa si Dios existe? Pregúntense si existe el hombre”.
   El Sr. Frank, le regaló a Ana un diario el día en que festejaba su 13º cumpleaños, el 14 de junio de 1942.  Mi nota tiene que ver con este hecho y la importancia de que no caiga en el olvido. 
   La lucha angustiante del Sr. Frank
   En contraposición a lo que muchos criticaron, el Sr Frank, hizo todo lo posible para rescatar a su familia del horror nazi: solicitó asilo a EE.UU. y a Cuba para salvarlos. Hizo más de lo posible para conseguir las visas, pero se vio frustrado cuando los países aliados y del Eje endurecieron sus políticas inmigratorias, según los documentos difundidos recientemente. Las espeluznantes cartas escritas por el padre de Ana Frank, fueron publicadas a mediados de febrero de 2007 en Nueva York.
   También envió, desesperadamente, cartas a amigos y familiares que vivían en EEUU en las que pedía lo ayudaran a hacer frente a los costos de inmigración en momentos en que intentaban escapar de Holanda.
   "No lo pediría si las condiciones aquí no me obligaran a hacer todo lo que puedo antes que sea tarde, de modo de evitar cosas peores" escribió Otto Frank a su amigo Nathan Straus, en abril de 1941. "Es por el bien de los chicos (…). Nuestro destino es menos importante". Straus, hijo del propietario de los almacenes "Macy's", intentó ayudar a los Frank. Él, junto con Helen, su mujer, acudieron al Departamento de Inmigración del servicio nacional de refugiados y contactaron al Departamento de Estado norteamericano.
   Estas cartas, junto con documentos y registros de varios organismos que ayudaron a la gente a emigrar de Europa, fueron dados a conocer por el Instituto YIVO de Investigaciones Judías, institución con sede en Nueva York.
   Los documentos ponen al descubierto la forma como Frank intentó lograr que su familia —integrada por su esposa Edith, sus hijas Margot y Ana y su suegra Rosa Hollander— pudiera viajar a Estados Unidos o Cuba. Para ello escribió cartas a familiares, amigos y funcionarios entre el 30 de abril de 1941 y el 11 de diciembre de 1941, cuando Alemania le declara la guerra a Estados Unidos. Frank consigue una visa para Cuba, pero se la anularon en diciembre de 1941, cuando EEUU entró en la guerra.
   La familia con algunos amigos, se ocultaron en julio de 1942, logrando mantenerse ocultos durante más de dos años antes de ser arrestados.
   La escritura de Ana
   Quiero contarles que yo tenía alrededor de ocho años cuando mis padres pusieron entre mis manos la obra de teatro “El Diario de Ana Frank”. La misma, fue estrenada en Buenos Aires en idish, en junio de 1957; en julio, en italiano, por la compañía de los Jóvenes Actores italianos y, en agosto, en castellano, por el IFT.
   Fue un acercamiento extraño porque, desde ese día, muchas veces me sentí Ana. Junté fotos de artistas, estrellas de Hoollywood y empecé a escribir mis diarios además novelas cortas. Lo cierto es que la escritura me cautivó y la poesía continúa cautivándome como cuando era adolescente y soñaba con un mundo mejor.
   Como Ana, yo creía en la bondad innata de los hombres. 
   Vuelvo a al día en que mi madre me entregó el diario de Ana. Lo leí casi sin respirar. Recuerdo que el tibio atardecer fue devorado por una noche atormentada. Yo era Ana. Desbordada por las lágrimas, balbuceé la pregunta que no tuvo ni tiene respuesta. ¿Por qué? Mientras se lo preguntaba, la voz de Ana asomaba a mi propia voz. Ana estaba viva.
_ “No podíamos hacer esto, no podíamos hacer aquello. Obligaron a mi papá a dejar su negocio..., yo tuve que entregar mi bicicleta..., no pude ir más a la escuela común holandesa... ni al cine... ni andar en automóvil... Nos obligaron a usar la estrella amarilla sobre nuestras ropas...”
   Después de interminables y por cierto perversas prohibiciones, el anexo detrás de la fábrica. Para que en ese espacio, la vida fuera sea posible, era necesario un padre. Un padre que ponga en función una ley paterna fundamental.
   En Deuteronomio, 30, es decir en Palabras, en el versículo 19, esta escrito; "...La vida y la muerte puse ante vosotros, la bendición y la maldición. Tú escogerás la vida, para que vivas tú y tú simiente...".
   "Elegir la vida", es lo que hizo el Sr Frank. Y eligió por la vida de todos, la de ellos y la de aquellos que, desesperados como él, buscaban refugiarse del horror nazi.
   El Sr Frank, tuvo la ilusión de que esto sería posible. Para él, sólo había que esperar. Y organizar: los lugares de cada uno, los tiempos para hablar, para estudiar, para comer, para ser. Respetando las diferencias, las coincidencias iban a tener su lugar.
   Un padre, insisto, es el que transmite el deseo de vivir, única vía de asegurar la perdurabilidad de su obra, los hijos. Como al artista, una vez que fue puesta en el mundo, fuera de él, su obra no le pertenece porque lo creado no es de su propiedad. Sí, es suya la transmisión de! deseo de existir.
   Ana necesitó imaginar que el anexo era una casa de huéspedes, una casa de verano. Gritó la sorpresa de reencontrarse con las fotos de artistas, apretó el diario que el padre le regalaba y corrió a buscar un lápiz en la oficina.
   _ “¡Ana! ¡No! No quiero que traspases esa puerta jamás” – la frenó el padre.
   Nunca más salir, nunca más aire puro, nunca más correr ni saltar, escribe Ana.
   _ “Será duro, lo sé” – dijo el Sr Frank agregando las mismas palabras que me dijera mi padre -, pero recuerda siempre esto: nadie puede poner cadenas ni cerrojos a nuestra mente, a nuestra imaginación, a nuestra inteligencia”.
   Por siempre escribir. Imaginar, amar, vivir. Escribir.
   Mi madre me contó que Ana había muerto de hambre. Como una flor que se fue doblando hasta desvanecerse sobre la tierra.
   Yo la imaginé un lirio. “Baila por el filo de los sueños. Espera. Sin comida. Sin agua. Su apetito era vivir”.
   El campo de concentración, donde los números grabados en la carne de las víctimas reemplazaron a los nombres, fue el sostén de una economía basada no sólo en la guerra sino en la industrialización de la muerte: el aprovechamiento de los cabellos, el oro de las piezas dentales extraídas a los prisioneros apenas llegados a los campos, la piel para fabricar lámparas, la grasa del cuerpo para hacer jabón, son ejemplos.
   ¿La piel de Ana transmutada en una pantalla?
   Sabemos sobre la muerte de Ana por el recuerdo de quienes la vieron morir. Pero rozamos a Ana, la escuchamos, a través de las huellas de su escritura. Vive a través de su diario. Su mirada pasea, se detiene, suspira. Ahí donde el deseo llama desde la piel.
   Hace unos años, tropecé con un libro de Phillip Roth. “La visita al maestro”. La protagonista, supuestamente una Ana Frank que había sobrevivido, decide ir a Broadway, a ver la puesta del Diario de Ana Frank.
   _”Exhibí mi entrada, entré con las mujeres, los hijos, las familias y naturalmente pasó lo que pasó. Tenía que pasar. Todos los que me rodeaban estaban bañados en lágrimas. Al final, una mujer gritó en la fila de atrás: “Oh, no”. Por eso salí huyendo. Tenía que localizar a mi padre. Pero pensé que si él lo supiera, si yo se lo dijera, entonces tendrían que salir al escenario después de cada representación y anunciar: “Pero en realidad ella está viva, tiene veintiséis años”
   Pero eso es lo que imagina, desea el escritor.
   Ana no sobrevivió al horror. Pero está viva, gracias a su Diario, en cada uno de nosotros.

Nota de Paginantes: A pesar de ser la autora miembro del Grupo Paginantes esta nota no aparece en la lista de publicaciones de Paginantes porque no fue enviada al grupo

jueves, junio 13, 2019

SERGIO FÚTBOL poema de luis Alberto Battaglia

ADIOS SERGIO GENDLER





La vida este misterio, nos puebla y nos despuebla, nos lleva por caminos de sol o de tormentas, ayer en las pantallas y hoy en los obituarios y sin segundo tiempo para empatar los tantos; los que ayer te seguimos ahora te lloramos y el último partido se nos quedó en la manos. Que en las canchas del cielo te rindan homenaje y que el no ser no sea tu último paisaje. Aprenderá a perderte TN deportivo y un día cualquier día así sin un motivo alguien dirá tu nombre y cantará la hinchada los mandalas eternos y en un mágico viento en los televisores se escuchará tu voz. Te digo hasta mañana no adiós ruso querido, que el árbitro ha pedido con gestos ver el VAR y que si decreta que de aquí no tes has ido nos daremos las manos para poder volar.

LUIS ALBERO BATTAGLIA
13/6/2019

MADRE NUESTRA


Madre nuestra que estás en los cielos, amado sea tu nombre, seamos del mismo reino, el trabajo nuestro de cada día dánoslo hoy, hágase el bien en los dos reinos, perdoná nuestras tonterías y perdonaremos las tonterías de los otros, y libranos de la soberbia y el egoísmo, ahora y en la hora de nuestra muerte ¡¡¡DALE!!!

LUIS ALBERTO BATTAGLIA 13/6/2019

miércoles, junio 12, 2019

CUENTA (Para Nuevas Letras 29 - próxima a salir)


PARA NUEVAS LETRAS 29
Luis Alberto Battaglia (Argentina)
CUENTA
(para Itatí)

Cuento los besos que no fueron
en un collar de cuentas,
las primaveras que murieron,
las tormentas,
y las palabras que jamás
fueron poesía,
y el no ha de ser y el nunca más,
y el alma mía.
Cuento y contando me deshago
en un millón de estrellas,
y por favor mi amor qué hago
con todas ellas.
Cuento la lluvia que conmueve
y este destino extraño,
y este dolor que llueve y llueve,
y el desengaño.
Cuento la muerte en las ventanas
que cae con gotas
inexpresivas y lejanas
como gaviotas.
Cuento el milagro que no llega
y el beso abierto
que se promete y no se entrega...
soy un desierto.
Cuento un invierno largo largo
que no lo entiendo,
cuento con vos y sin embargo
me estoy muriendo.

12-12-2009 / Guarida de poetas / Colaboradores / Bios