viernes, julio 21, 2017

CLÁSICA Y MODERNA TE INVITA

¿CÓMO MEJORA EL ESTILO SIN QUE DEJE DE SER PROPIO? ¿CÓMO CRECER SIN ABANDONAR LA INFANCIA LITERARIA EN TODO LO QUE ÉSTA TIENE DE EMOCIÓN, PASIÓN E INOCENCIA? LA CALVE ES NUEVAS LETRAS, EL TALLER LITERARIO. UN TALLER LITERARIO DONDE ES MÁS IMPORTANTE ESCRIBIR QUE TACHAR, CREAR QUE CORREGIR, SENTIR QUE ENUMERAR, ENTENDER QUE LANZAR MANIFIESTOS. UN  TALLER LITERARIO QUE MÁS QUE LAS PERSONAS DEL MOVIMIENTO BUSCA EL MOVIMIENTO DE LAS PERSONAS . SI ESPERABAS UN TALLER LITERARIO ASÍ, NUEVAS LETRAS TE ESPERA.

LUIS ALBERTO BATTAGLIA


SIEMPRE HAY QUE INTENTAR EL VUELO

VOLEMOS EN LA LIBRERÍA, DESDE EL PRIMER SÁBADO DE AGOSTO A LAS 10

$ 100 POR MES MÁS UNA CONSUMICIÓN mínima

Callao entre Paraguay y Córdoba

Buenos Aires 

domingo, julio 09, 2017

DE CARDOS Y ROSAS


Hoy voy a referirme a lo que llamo “la respuesta paradójica”.
Mi abuelo decía: debés dar todo por la gente pero no esperes nada. Hasta ahí, puede ser aceptable. Pero la respuesta de la que hablo va más allá de lo aceptable.

Resulta que uno ayuda a alguien de todos los modos posibles, pone el cuerpo y el alma y nunca le falla. Y luego, no es que no recibe gratitud, recibe un ataque.

Puede haber muchas explicaciones, desde las más superficiales que tienden a calificar negativamente a la otra persona; lo cual puede ser acertado pero no es explicativo. Podemos decir que quien recibe todo y ataca a quien le dio todo no es lo que puede habitualmente definirse como “una buena persona” pero esto no es una explicación, más parece un consuelo. La explicación según creo o (como diría Freud “las explicaciones”) corre por otro lado.

Una puede ser la siguiente. Al recibir tanto, una persona que no está acostumbrada a recibir nada, se confunde, se asusta, se siente culpable y a la vez presionada, obligada, atrapada; y encuentra como única salida producir el enojo, la desilusión o el desprecio de su benefactor. Volviendo así a vinculare con personas que no le dieron ni le darán nada. Ahí la terrible paradoja, la respuesta, o una de ellas. Una paradoja le resulta al que dio y otra al que recibió. El que dio, como es más claro, no esperaba ser atacado por la persona a la que tanto ayudó; y el ayudado no era astuto ni conveniente que se alejara de la única persona que lo ayudó. Hasta ahí TODO PÉRDIDA.

Definitivamente: neurosis, fracaso, desolación. El benefactor, y allí otra paradoja, al descubrir el terrible error de la persona favorecida que elige sin saberlo relacionarse con personas malas para ella, se siente triste por la persona que lo atacó más que por él mismo; porque precisamente es mejor persona que el entorno del atacante. Y allí se da uno de los más tristes y terribles casos de paradoja psicológica: el benefactor acaba llorando las lágrimas que la persona atacante no puede ni podrá llorar.

Se cierra el círculo, en la absoluta soledad.


LUIS ALBERTO BATTAGLIA 9-7-2017

LA PATRIA DEL LLANTO


Viniendo de los golpes, de la herida,
apenas rescatamos el espanto,
perdimos tanto tanto tanto tanto
que a veces hasta el alma está perdida.

Portamos la alegría más fingida
por no mostrar el centro de quebranto,
mostramos risas y tenemos llanto,
soñamos con soñar. Así es la vida.

Viniendo sin venir vamos, venimos,
no sabemos si vamos o volvemos,
y más y sobre todo no sabemos

si somos, si seremos o si fuimos.
Viniendo del dolor no existe modo
de no morir cuando se ha muerto todo.

LUIS ALBERTO BATTAGLIA 9-7-2017

sábado, julio 08, 2017

DOLOR DE NOCHE


Si te recuerdo cada día,
si el alma entera no me alcanza
para encontrar en esta fría
noche de mi vivir
una esperanza.
Si las plumitas se han perdido
y si un stiker alojado
en mi pared como tu olvido
es la agonía.
Si puse todo y se me traban
en los ojos las lágrimas
todavía.
Si sé que es tarde para todo
y que no tengo en esta vida
nada.
A qué seguir tan solo,
tan sólo por seguir.
Y cómo abandonar en tantas vueltas
del corazón
los sueños que no mueren
y me lastiman. No me quieres,
todo fue sólo una mentira,
pero me aferro de esa farsa
que le dio magia a mi alegría
sin comprender que transcurría
una comparsa.
Y sin embargo cuánto diera
por que de nuevo me mintieras
para volcar a manos llenas
todo un amor tan lastimado
que me refugio en el pasado
y no hay mañana.
En esta noche de tristeza
miro la lluvia en la ventana,
pienso en tu eternidad.


LUIS ALBERTO BATTAGLIA 8-7-2017