martes, octubre 02, 2007

Realmente sucedió... (de Alexander Vórtice) P709240

Realmente sucedió: primero una brisa marina,
más tarde el río de los tímpanos,
y al final, una solitaria cuerda vocal
que respondía a las múltiples cuestiones.

Sin lugar a dudas todo podía suceder
bajo tierra: los habitantes del ultra mundo
señalaban con sus dedos rojizos el porvenir,
y fue así, de este modo tan fantasioso,
que sin lugar a dudas
podía suceder lo increíble.

Y sucedió: aunque muchos digan lo contrario.
Sucedió que el aura se unió al Supremo Saber,
y los hombres del Cosmos iniciaron la guerra
para conquistar el País Rana; sucedió
que el arco iris ya no cometió errores
de color, y los muelles de tu cama desearon
azul y verde.

Sucedió que mi mente besó el miedo de no estar
frente al alba de los profundos enigmas,
al tiempo que mi cuerpo era subastado
más allá del mundo real.

No hay comentarios.: