viernes, julio 27, 2018

RAYOS DEL SUR

HOMENAJE A JORGE REBOREDO


  Hoy voy a hundirme en la nostalgia.
  Era septiembre de 1981 y había aparecido el primer número de mi revista, Nuevas Letras. Éramos entonces los directores de revistas literarias, generalmente jóvenes, revolucionarios, apasionados, y soñábamos con todo nuestro ser… la libertad.
  Fue en ese magma poético que los rayos de sur nos iluminaron con la fuerza de un milagro, dejando huelas indelebles en nuestra alma. Y su director, mi amigo Jorge Reboredo, era una mezcla de bondad y talento, con una dosis de timidez; todo lo cual lo hizo muy grande. Tan grande que no parecía combinar con este mundo.
  Cuando tuve, en 1985, la terrible misión de difundir la noticia de su muerte. Me plateé cómo hacerlo, era la opción hablar a cada uno de cientos de editores por teléfono, o enviarles una carta, ya que aún no existía Internet), iba a ser muy doloroso, tal vez demasiado, para mí que estaba cargando con esa reciente y profunda tristeza. Y, por otra parte, dejaba fuera a los lectores. Decidí entonces, para comunicar la noticia y a modo de homenaje y despedida a mi amigo, publicar una nota en Nuevas Letras, fue en nuevas Letras 16 correspondiente a mayo de 1985. A medida que Nuevas Letras se difundía, muchos lectores y directores de revista me llamaban por teléfono. Recuerdo, especialmente, por la intensidad de la conversación, el llamado del director de la revista Rayos de Sol. Hace poco, al encontrarme con él en Facebook, comentamos sobre ese llamado y ese día que ambos recordábamos.
  Hoy, queridos radioescuchas, quiero traer al presente esa nota que escribí entre lágrimas hace más de 30 años.
  En Nuevas Letras 16 escribí lo siguiente:
  Ayer, viernes 26 de abril de 1985, llegó a la redacción de Nuevas Letras la carta siguiente:
“Lanús, 25 de abril de 1985
Sr. Luis Alberto Battaglia
Estimado amigo:
  Cumplo en informarte que mi esposo el escritor Jorge Eduardo Reboredo puso a fin su vida, arrojándose al paso de un tren el 30-3-85 en la ciudad de Lanús.
  Ruego que comuniques la noticia, pues yo carezco de direccionario.
  Te saluda con afecto
Mirta Estela Pereira de Reboredo”
  En septiembre de 1981 hacía su aparición en el ambiente literario una nueva revista, al poco tiempo recibía el saludo cordial de un escritor; la revista era Nuevas Letras, el escritor Jorge Reboredo. Allí comenzaría una amistad. Jorge me hacía llegar Rayos de Sur, revista ya asentada en el ambiente, de la cual él era a la vez editor y director.
  Hace poco tiempo, recibí le último mensaje de Rayos del Sur.
  Hoy quiero invitar a todo aquellos  que tuvieron la suerte de conocer a Jorge, a enviar a la redacción de Nuevas Letras todo lo que deseen decir de él y sus obras (para ser publicado).
  En noviembre del ´84, en Avellaneda, en la presentación de la antología “A media luz”, de la Editorial Amaru, vi a Jorge (hoy sé que por última vez) y conversamos alegremente como lo amigos que éramos; él estaba optimista, me contaba sobre una nueva etapa de Rayos del Sur, nueva tirada, nueva distribución, nuevos proyectos, nuevos sueños. Yo, que valoro lo nuevo tanto como quería al director de Rayos del Sur, lo escuchaba extasiado.
  ¡Pobre mi amigo, cuánto la vida lo lastimó! Quienes alguna vez lo vimos, quienes lo conocimos, sabemos de su bondad. Quienes leímos obras suyas, sabemos de su talento. Él era, sin lugar a dudas, una de las personas más buenas que he conocido; y él era, también, un escritor extraordinario.
  En la breva carta (casi un desgarramiento) del viernes más triste de mi vida, se me confirma que la suerte, demasiadas veces,  es poco solidaria con los buenos.
  ¡Pobre Jorge, pobre amigo!
  Él fue ante todo, sensible, sensible a las tristezas de los otros, a las necesidades de los otros. En una ocasión en que el correo extravió mis cartas, recibí de Jorge la siguiente:
“Monte Chingolo, 15 de junio de 1984”
  Amigo poeta, Luis Alberto Battaglia:
  Desde algún tiempo ya, algo prolongado, no recibo ninguna noticia tuya, y eso me inquieta, en el sentido de que quizás estés con dificultades que yo no pedo precisar fidedignamente, pero insisto en adjuntarte mi saludo, por medio de esta carta, y alentarte, inspirarte mi optimismo, mi esperanza de siempre, mi deseo de que si desfalleces, o no salen las cosas como uno desea, siempre hay que procurar reencausarse. Es probable también, que tus estudios absorvan gran parte de tu tiempo; si es así, pues avanza en ellos, entrégate de pleno a lo que te servirá de profesión. La literatura siempre puede esperar un poco.
  De mí, es poco lo que te puedo contar; es probable que el libro conjunto que te comenté no se edite, por desacuerdos y silencios; muchos poetas no pueden costearse su parte, y entonces aplazamos otra vez, lo que procuramos inspirar, pero entretanto hay que seguir creando.
  Todos los lunes y jueves, voy al taller literario de la dirección de cultura de Lanús y es una forma de estar al tanto de la gente cercana, que no conocía antes.
  El 19 de mayo, recibí mi 2º galardón (premio) literario de mis años de autor, el primero, lo había recibido en 1971, cuando recién empezaba a estar en contacto con revistas y otros autores, esta vez, saqué un segundo premio de cuento; la primera vez, una mención en poesía, para una revista que ya no sale; ahora en una sociedad de fomento cultural y deportiva, del centro de Lanús (…)
  Bueno Luis, con el mejor deseo de haber logrado un momento de interés a tu labor te saludo ahora, con un saludo de amistad.
  Hasta pronto.
    Jorge Reboredo
     Y yo terminaba mi nota con el siguiente párrafo:
  Murió, pero viven sus obras, vive su recuerdo, vivimos nosotros… para gritar a los cuatro vientos que los creadores de verdad, como Jorge, palpitan en el alma de los pueblos.
  Hasta acá la nota, hasta acá el recuerdo, hasta acá la nostalgia. Ahora, el futuro; preparo con Nuevas Letras, un número epecial, dedicada a Jorge Reboredo.
  Por haber sigo un faro para todos nosotros, por alumbrarnos de sede tu publicación y desde tu poesía. Por dar a la literatura tu alma y tu vida
Jorge Eduardo Reboredo
Gracias
Desde el alma
Luis Alberto Battaglia


BIENVENIDO A LAS METROLETRAS


((((())))))))))))


((((())))))))))))

Índice general del bog

(colocá el puntero sobre el enlace interno del blog donde quieras entrar y hacé un click)

SEGUIR MI BLOG PUEDE RESULTARTE UNA GRAN EXPERIENCIA Y DE MUCHA UTILIDAD, PARA HACERLO HACÉ CLICK EN LA PALABRA "SEGUIR" QUE FIGURA JUSTO ARRIBA DE MI FOTO. Cuando aparezca este mensaje: "502. That’s an error" LA OPCIÓN ES QUE INGRESES con cierta regularidad NO TE VAS A ARREPENTIR


No hay comentarios.: