jueves, mayo 23, 2019

AMOR MALIGNO de Romelio Baide Cardona Grupo Paginantes en Facebook Nº 21


Amigos de Paginantes; en mi país Honduras y otros de América Hispana El Cadejo es un elemento de la mitología caracterizado como un perro de hábitos nocturnos. EL Cadejo Blanco es un amigo bueno que ayuda a los noctámbulos a retomar el camino cuando de pierden.

El Cadejo Negro es utilizado para la brujería y se aparece a sus víctimas y los hace perder el camino y alucinar hasta al locura como el caso de Mequiades, personaje de mi relato.






AMOR MALIGNO

  La camisa empapada de sudor se pegaba a mi cuerpo como una segunda piel, el sol del mediodía caía casi perpendicular sobre mí dibujando una discreta sombra a mis pies que se desplazaba con mis cansados pasos, me aproximaba a una pequeña planicie en el camino, llamada por los lugareños de Agua Blanquita La Planchita, la generosa sombra de un árbol de frondosas raíces me invitaba a tomar un descanso sentado en sus gruesas y retorcidas raíces.
  A mis diecisiete años, cursando el segundo año de bachillerato aquella caminata bajo el sol y el cansancio que provocaba era solo una molestia menor en mi propósito de hacer la tarea encomendada por el maestro de español.
  Cargaba en mi mochila una pequeña grabadora con un cassette de sesenta minutos, un par extra de baterías Rayoback, siempre creí que eran las que más duraban, y un jarro plástico conteniendo agua, consumida ya hasta la mitad por el rigor del calor.
  Debía recabar una historia de tipo mitológico o anecdótico y presentarlo como un relato corto como parte de mi evaluación para el último examen del año de la clase de español.
  Todo sucedió súbitamente, sin saber de dónde apareció, se plantó ante mí aquel hombre de estatura media, aspecto sucio, con su cabellera mugrienta, alborotada, la mirada perdida, una mueca de rabia en su rostro, y que blandiendo un trozo de madera en su mano derecha se acercaba con claras intenciones de descargarlo sobre mi cansada humanidad.
  - Tené juicio Melquiades! ¡Deja en paz al muchacho!
  Aquella voz provenía de un hombre de unos sesenta años, cuerpo musculoso y aspecto severo, que acompañó su autoritaria orden con un certero riatazo que descargó sin piedad con una faja de cuero sobre la espalda del enajenado que amenazaba agredirme.
  El loco llamado Melquiades se retiró con un gesto de dolor y una expresión de rabia, solo contenida por el temor de un segundo riatazo si persistía en su empeño de agredirme.
  Repuesto del susto me presenté con mi ángel guardián estrechando su recia y callosa mano.
  Esteban González, para servirle a usted y honrar a Dios!
  Me dijo mientras con un enérgico apretón de mano mostraba el afecto sincero que caracteriza a la gente del campo.
  ¡Pobre Melquiades! Nunca imaginó que enamorarse de la hija del brujo de Chalmeca sería su perdición.
  Ya sentados en las robustas raíces y a la sombra del árbol cablote me refirió la historia de Melquiades.
  Su voz grave y pausada comenzó a fluir sin pausa y tan cristalina como el agua que minutos atrás había refrescado mi cuerpo en La Quebrada de los Llanitos.
  Describió a Román Garmendia, el brujo de Chalmeca como un hombre de cuerpo pequeño, huesudo, ojos negros, de mirada huraña, siempre ladeada, cabellera lisa, escasa, apareció en la aldea de repente, y por sus escasas y lacónicas conversaciones se supo que era originario de Chalmeca, comunidad rural del occidental departamento de Copan, su comportamiento raro, su reticencia a relacionarse con la gente del pueblo le ganaron pronto la fama de brujo.
  Llego acompañado de su hija Magenta, mujer hermosa de apenas diecisiete años, piel trigueña, robustas carnes, cabellera negra, lisa, cayendo en abundantes cascadas hasta cubrir su delgada cintura, amplias caderas y piernas tersas, ojos claros de mirada enigmática, con un sutil brillo de tristeza, que escondía sin duda la dolorosa tragedia que el incesto clava como como un cuchillo inmisericorde y que nunca sana en el corazón de las mujeres que sufren esta aberrante relación carnal con su padre.
  Pronto se supo en el pueblo, por el comportamiento huraño de Magenta frente a los muchachos, y las miradas de contenida rabia de su padre cuando algún joven fijaba sus ojos en su hija, de la relación incestuosa a la que el brujo de Chalmeca había sometido a su hija.
  ¡Aquel hombre misterioso caminaba siempre seguido por un perro negro, pequeño, que no le daba a su amo más allá que a la altura de la rodilla, nunca se le escucho ladrar, y menos alborotarse arisco y juguetón en presencia de ninguna perra, su mirada clavada siempre en el suelo y su comportamiento muy diferente a los caninos del pueblo fue suficiente para que los vecinos afirmaran con certeza que aquel misterioso perro no era otro que EL Cadejo!
  Con la irreverencia de sus veinte años, aspecto lozano y sonrisa franca, y fama de mujeriego, Melquiades no se pudo resistir a los encantos de Magenta, su mirada clara y de sutil tristeza, su cuerpo de belleza perfecta, y la certeza de que ella no era indiferente a los sentimientos que despertaba en él, lo motivaron a cortejarla saliéndole al paso las pocas veces que ella caminaba por el pueblo, así se le miraba ofreciéndose a ayudarle cuando salía a acarrear agua para los quehaceres de su casa, se aparecía de pronto junto a ella cuando llegaba a la pulpería del pueblo, y se regó muy pronto, hasta llegar a oídos del brujo, el interés de Melquiades por su hija.
  El brujo apenas frunció el ceño como mínima muestra de contrariedad cuando un vecino le contó, como chisme, ahuecando su mano sobre su oído y bajando la voz, que Melquiades no dejaba en paz a la bella Magenta cuando ella salía de su casa, bajando aun mas la voz, con las cejas arqueadas y en confidencial pose le hizo saber que la muchacha parecía corresponder a los amoríos de Melquiades.
  - Déjalo estar!
  …Fue su única respuesta.
  La expresión seria, de imperturbable serenidad en el rostro del brujo estaba lejos del verdadero sentimiento de rabia, irascibles celos y deseos de venganza que despertó en su corazón aquella confesión.
  No paso desapercibido, provocando cierto arrepentimiento y temor en su interlocutor, el brillo momentáneo en los ojos de el brujo, que volvió pronto a su expresión aplanada y serena, ocultando terribles propósitos.
  El mes de mayo llegó con su viento fresco de las mañanas, las lluvias copiosas y el estallido de mil colores de las flores pintando la primavera en cada pedazo de tierra, la sinfonía matutina saludando el amanecer de los pájaros en los patios, planicies y cerros, la sonrisa fresca, coqueta y alegre de las muchachas, era ese tiempo que las abuelas llamaban movimiento de luna, y cuando las madres cuidaban de sus hijas en la creencia que por estos días los sentidos derrochan a flor de piel los más íntimos deseos y sentimientos hacia los hombres, no eran pocas las mujeres del pueblo que habían unido sus vidas a sus prometidos por estos días, habiéndose casado la mayoría y regresado avergonzadas otras, con el estigma del abandono después de haberlas poseído algún tunante lépero que solo las tomo para robar su primicia de amor sin el mínimo propósito de honrarlas en matrimonio.
  Eran las cinco de la tarde, la hora de sol mortecino y fresco viento, Magenta salió de su casa radiante, los ojos con un brillo vivaz y en sus labios una sonrisa de encantador embrujo, su padre había partido a un pueblo vecino a brindar sus servicios a una mujer de edad madura que requería de las malas artes del Brujo de Chalmeca para atraer al hombre que insolentaba sus noches y humedecía sus sueños en ardiente y frustrado deseo.
  Melquiades la esperaba impaciente, la abrazó frenético, besó sus labios carnosos y sedientos, deslizo sus manos en su espalda desnuda.
  Con sus ropas haciendo de improvisado tálamo, recostó el cuerpo desnudo de ella, y pudo ver en la cercanía de sus ojos el brillo de amor y pasión que nunca había percibido en los ojos de otras mujeres.
  Ella sintió que flotaba en un mundo nuevo, los brazos de Melquiades rodeando su cuerpo, las manos urgidas hurgando la humedad de su entrepierna, sus labios bebiendo sus besos y deslizándose suaves sobre su cuello y sus senos le rebelaban una nueva faceta de la pasión para ella desconocida, muy distinta y lejana de las noches de sexo brutal y grosero recibiendo las acometidas de su padre en repugnante y doloroso silencio.
  Se dejó poseer extasiada, Melquiades desató sin miramientos todas las urgencias amatorias que había atesorado en cada encuentro furtivo, jineteaba sus caderas febrilmente, ella prendía sus manos en su espalda y abrazaba a su amado con brazos y piernas deseando detener el tiempo en aquel momento de entrega infinita.
  Entrada la noche, reclinados en el suelo con sus cuerpos abrazados en apacible reposo, platicaban de su nueva vida, estremecida de temor ella cavilaba en la manera de escapar de la relación incestuosa a que su padre la había sometido desde sus tiernos ocho años.
  Melquiades, enamorado, estaba dispuesto a enfrentar y exponer su vida si fuera preciso para ayudar a Magenta a terminar aquella antinatural y pecaminosa relación.
  En la oscuridad de la noche, calculando que ya pronto su padre llegaría acompañado de su inseparable perro negro a casa, partieron al pueblo con la promesa mutua de amor y decididos a rehacer su vida lejos del brujo de Chalmeca.
  Magenta fingió dormir cuando a la medianoche el brujo llegó a la casa, respiró aliviada y se hundió en plácido sueño al saber que su padre se fue directo a su cama.
  Al amanecer, Magenta no pudo esquivar la mirada incisiva de su padre, sintió su cuerpo desnudo, exhibiendo sus más íntimos secretos y pudo saber que aquel hombre descubrió en su piel hasta el mínimo halito de amor y pasión que durante la noche entregara a Melquiades.
  Se acercó rabioso y decidido a su hija, y con los celos chispeando brillos de odio de sus ojos descargo en su espalda repetidas veces y sin piedad fuertes latigazos, hasta que la pobre mujer ya no tuvo más dolor que llorar y dejaba escapar compungidos sollozos a cada latigazo que marcaban su espalda con dolorosas líneas pintadas con sangre.
  Se alejo a su cuarto, su padre se retiró al patio blandiendo aun la faja manchada de sangre en su mano derecha.
  Él se encerró en el cuarto al fondo del patio, donde se dedicaba a preparar embrujos, brebajes y todo lo relacionado a sus actos de brujería.
  Esta vez se hizo acompañar del misterioso perro negro, se encerró junto a él, vertió dentro de un huacal la mitad del contenido de una botella de agua transparente, presumiblemente agua bendita, echó una cucharada de polvo blanco que parecía corresponder polvo de huesos. E hizo tomarlo en su totalidad al perro negro, que obediente y sumiso tomó hasta vaciar el huacal.
  Al llegar el mediodía salieron juntos, Magenta escuchó desde su ventana a su padre balbucear una verborrea ininteligible que asumió eran oraciones satánicas, mientras sujetaba la cabeza del perro que finalmente amarró en el patio junto a un árbol.
  Llegada la penumbra de la oración, periodo breve entre la tarde y la noche, lo vio intrigada soltar a su perro, que con un brillo extraño rojizo en sus ojos se alejó de la casa.
  Caída la tarde, con el cansancio del trabajo del campo y arqueada su espalda por el peso del atado de leña cargando en su hombro derecho, Melquiades se estremeció de repente con un terrible presentimiento, súbitamente apareció delante de él, el perro negro del brujo de Chalmeca, lanzó bruscamente el atado de leños sobre el perro tratando inútilmente de espantarlo y alejarlo de su camino, el misterioso animal alargó el hocico y alzó su mirada hacia Melquiades dejando escapar un débil y estremecedor aullido, Melquiades se sobrecogió de pánico al ver en los ojos del animal un brillo rojizo, extrañamente, no pudo resistir el impulso de seguir sus pasos, supo que aquel misterioso animal no era otro que el temido Cadejo Negro al escuchar el crujir de sus huesos con el trote monótono al caminar delante de él, recordó de los abuelos que esa era precisamente una de las características del cadejo, el crujir de sus huesos mientras caminaba, no podía evitar seguir los pasos de aquel misterioso animal a pesar del miedo que sobrecogía su mente.
  Recorrido un buen tramo del camino, Melquiades, sobreponiéndose a sus miedos se volteó hacia atrás para regresar y se dio cuenta que una tupida trama de malvas cerraban el camino de regreso, aterrado y con el pánico brillando en sus ojos siguió hacia adelante, EL Cadejo Negro, seguía su imperturbable marcha acompañada del crujir de sus huesos, mientras Melquiades lo seguía gritando maldiciones y viendo con pavor cómo a cada paso el camino de regreso se cerraba inexpugnable en aquella trama de malvas ahora cubiertas de espinas.
  De pronto el vacío se abrió frente a él, así como apareció, EL Cadejo había desparecido y su víctima quedaba ahora sólo, entre el camino cerrado misteriosamente y el precipicio que se abría a sus pies cubierto de recias y filosas rocas y algunos arbustos.
  En un intento de escapar del embrujo, Melquiades dio un último paso al vacío despeñándose inconsciente ya de su tragedia, con el juicio perdido y su cuerpo estrellándose torpemente en las rocas y ramas.
  Al amanecer en el pueblo causó revuelo saber que Melquiades no había regresado a su casa, los rumores de una venganza maléfica del brujo de Chalmeca se hicieron más fuertes y certeros al saber que aquel enigmático forastero también abandono durante la noche, junto al perro y su hija Magenta la casa de bahareque que había construido en las afueras del pueblo a su llegada.
  Intensa y sin cesar fue la búsqueda que los hombres iniciaron al enterarse de la desaparición de Melquiades, solo hasta el mediodía, con el sol inclemente calcinando caminos y cerros y llenando sus cuerpos de sudor, al llegar a la ribera del Río Ulúa, pudieron ver a Melquiades sentado sobre una roca con los ojos rojos inyectados de sangre, la mirada perdida en el horizonte con una expresión de enajenada idiotez, sus cabellos alborotados y sus ropas rasgadas, su cuerpo marcado por todas partes con rasguños todavía sangrantes.
  Con los estigmas inequívocos de la locura, emitía extraños gruñidos ininteligibles pero que podía advertirse eran recriminaciones contra el brujo de Chalmeca, mientras lanzaba piedras y todo cuanto estaba a su alcance hacia los hombres que lo encontraron.
  Todos se alejaron, incluso su padre, resignados a que Melquiades deambularía desde hoy errabundo e inconsciente por los caminos del pueblo, viviendo el resto de sus días en el mundo insondable de la locura.  el relato Don Esteban Dio un prolongado sorbo al cabalazo de agua que cargaba de su hombro; pasó el antebrazo haciendo fricción sobre sus labios.
  Yo apagué discretamente mi grabadora; al inicio del relato la había encendido y ahora el cassette contenía integro el relato del mi inesperado salvador.
  Muy temprano, supe con satisfacción que ya había cumplido; y con creces, el propósito de mi viaje.

PP 22 3 21



AM

Si querés suscribirte gratis a los envíos virtuales Ediciones Battaglia sólo tenés que ser mi amigo en Facebook y vas a recibirlos por mensaje de Facebook en pdf

GRUPO PAGINANTES EN FACEBOOK http://paginantes.blogspot.com/2019/05/grupo-paginantes-en-facebook.html



Infomación de Google Historial completo de todas las visitas a la página 1/5/2019: 87,759 
Mes de más visitas 11/2017: 4133
En ABRIL 2019 llegué al alumno nº 10.329 en mi taller literario presencial Y 4009 en mi taller literario virtual

AUSPICIANTES de NUEVAS LETRAS  Nº 29 $ 600 (6/2019)   Nº 30 $ 650 (9/2019) incluye difusión en redes sociales, en Nuevas Letras virtual, en Ciber Nuevas Letras, en Ciber libros NL, en páginas de Ediciones Battaglia y en Periódico Paginantes. Tené en cuenta que las versiones virtuales y de papel sumadas aumentan a un ritmo de 10.000 nuevos lectores cada 3 meses y conocen la revista 100.000 personas más cada 3 meses (se calcula al 28/2/2019 un total de 1.210.000 lectores y conocen la revistas 12.100.000 personas). Con esta publicidad vas a volar y vas a adquirir un enorme prestigio por apoyar a una revista que da posibilidad de publicación a tantos nuevos escritores.

Al 1/5/2019 Paginantes EN YAHOO llegó al mensaje 100.265




Mi WharssApp 54911 54594902 (también SMS)

TE ESPERO EN MIS TALLERES LITERARIOS
LUNES en El Viejo Buzón Neuquén 1100 a las 17, a las 18 o a las 19
MARTES en El Gato Negro Corrientes 1669 a las 10 y a las 11
SÁBADOS en café Martínez de Callao 858 a las 10 y a las 11
Y voy a volver a CLÁSICA Y MODERNA si CLÁSICA Y MODERNAvuelve

"Los sueños son imposibles, solamente cuando no se intentan" Luis Alberto Battaglia
"Algunos construyen entendimiento, otros destruyen lo que no entienden" Luis Alberto Battaglia
"Cuando el dinero se pierde se puede recuperar, cuando se pierden los principios ya no hay regreso" Luis Alberto Battaglia
"Perseguimos la vida sin reparar que por detrás nos persigue la muerte. O tal vez lo hacemos... porque vimos la sombra en nuestra espalda" Luis Alberto Battaglia
"Ahora los amigos se encuentran en las redes, antes nos encontrábamos en un bar. LA VIDA CAMBIA ¡¡SOMOS MOVIMIENTO!!" Luis Alberto Battaglia
"Los escritores debemos cerrar la grieta entre el Grupo de Florida y el Grupo de Boedo" Luis Alberto Battaglia

Dijo alguna vez en una nota Marco Denevi que perdimos la consideración porque dejamos de mirar las estrellas
"Socialismo es estar convencido de que todos tienen que tener los derechos y oportunidades que exigimos para nosotros" Luis Alberto Battaglia
"Todo lo que hago en mi vida responde a mi viejo sueño de niño de cambiar el mundo, no me mueve dinero ni prestigio, sólo el ánimo de ayudar a la gente pero a veces me duele la respuesta" Luis Alberto Battaglia
"Lo importante de los padres no es si les gusta tener hijos, sino si a sus hijos les gusta tener esos padres" Luis Alberto Battaglia
"Amigos del alma GRACIAS por estar del otro lado y darle más vida a mi vida" Luis Alberto Battaglia
"Se debe entender y explicar con claridad que lo público no es ´de nadie´ es ´de todos´ Los que roban no ´roban pero hacen´ solamente roban" Luis Alberto Battaglia
"Se debe transmitir a los niños con claridad el concepto de que las mascotas no son un juguete y que los animales tienen derechos" Luis Alberto Battaglia
"Para reconciliarte con una novia decí ´te amo´ muchas veces, pero ni una sola vez ´te necesito´ que la busques porque la necesitás le es detestable" Luis Alberto Battaglia
¿Sabías que la mayoría de las estrellas que vemos en el cielo a la noche no existen más pero las vemos porque sigue llegando la luz y que muchas de las que existen no las podremos ver por cientos o miles de años?
"Debemos cuidar mucho a los niños chiquitos, ni un segundo de distracción" Luis Alberto Battaglia
"La censura en el arte, bajo cualquier excusa, es un camino a la dictadura; si queremos tener un futuro, no censuremos a los artistas" Luis Alberto Battaglia
"Luchemos contra el ACOSO POR INTERNET, puede hacer mucho daño" Luis Alberto Battaglia
Si sos víctima de violencia de género o conocés a quien lo sea, podés llamar en Argentina al 144 (podés hacerlo durante las 24 horas)
"Los principios son tan importantes como la vida, tal vez más importantes" W Shakespeare
"Uno de los mejores escritores fue ciego y 1 de los mejores músicos fue sordo" Luis Alberto Battaglia
"¿Sabías que en ninguna parte del Quijote está escrito ´Ladran Sancho, es señal que cabalgamos´?" Luis Alberto Battaglia
"Las ideas van por modas como la ropa y no se te ocurra no ir con las ideas de moda puestas!!!" Luis Alberto Battaglia
"La cárcel es para protección de la sociedad, los encarcelados tienen que vivir en las mejores condiciones posible; o nos convertimos en una sociedad enferma" Luis Alberto Battaglia
"Yo amo a todo persona por el hecho de ser persona, no me importa la nacionalidad, las ideas políticas, las preferencia sexuales, las convicciones religiosas ni los gustos futbolísticos" Luis Alberto Battaglia
"Los padres deben recordar que pueden ser amigos de sus hijos pero sin dejar de ser padres. Un amigo acompaña, los padres educan" Luis Alberto Battaglia
"Añoro el tiempo en que hombres y mujeres podíamos creer en un ´te amo´", hoy son palabras que se gastaron de mentirlas y mal usarlas" Luis Alberto Battaglia
"¿Sabían que no debe decirse "divisible por" sino "divisible en"?" Luis Alberto Battaglia
"Más que los que inventan calumnias sobre mí, me duelen los que las creen" Luis Alberto Battaglia
"Según pasan los años entendemos cada vez más el mundo de antes y menos el actual Por eso nos parece que ´todo tiempo pasado fue mejor´" Luis Alberto Battaglia
"No sos loca, ni perseguida, ni histérica ¡¡¡EL ACOSO EXISTE!!! Para reporte y contención mandanos un SMS a 22676" Gobierno de CABA
"Respeto todas las ideas pero no respeto a la gente que no sabe respetar las mías" Luis Alberto Battaglia
"Prefiero morir de amor antes que vivir sin amor" Luis Alberto Battaglia
"Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien" Groucho Marx
"Sólo nuestros sueños pueden alcanzar el infinito, no dejemos de soñar" Luis Alberto Battaglia
"El salmón viaja cientos de kilómetros para ir a morir en el mismo lugar donde nació" Luis Alberto Battaglia
APRENDIENDO A VIVIR SE VA LA VIDA (escrito en un camión que circulaba por CABA)
Descubrí que el amor es capicúa y que felicidad se dice Félix. Itatí gracias por existir" Luis Alberto Battaglia
"Si usted cree en el más allá, córrase al fondo" (frase colocada en la entrada de un colectivo)
´Lei que fumar era malo y dejé de fumar, leí que las frituras eran malas y dejé de comer, lei que el sexo era malo y dejé de leer´ Paginantes
"Si le das el alma a alguien puede que nunca te la devuelva pero ¡¡VALE ESA PENA!! Lo peor en la vida es no poder amar" Luis Alberto Battaglia
En mi novela SÓLO UN ESCARABAJO incluyo este chiste de mi autoría: autoayuda "Ayúdese a usted mismo, nadie más está interesado en hacerlo"
"La calumnia es más peligrosa que las armas" Luis Alberto Battaglia
"-¿Como está el paciente? -Mucho mejor, antes tenía tres ojos ahora no tiene ninguno" Luis Alberto Battaglia de "Sólo un escarabajo"
“No me preocupa tanto la gente mala, sino el espantoso silencio de la gente buena” Martin Luther King
"Hay 2 tipos de desamparados, quienes saben que lo están y buscan no estarlo y los que se enteran demasiado tarde" Luis Alberto Battaglia
"Demasiadas veces: las mujeres se quieren casar y los hombres las quieren cazar... ¡Qué mundo tan triste!" Luis Alberto Battaglia
"Aquel que quiere permanentemente llegar más alto tiene que saber que algún día le invadirá el vértigo" Milan Kundera
´Barco se hundía x sobrecarga, capitán ordenó "arrojen la sobrecarga", se salvó "Suerte que había sobrecarga!" dijo´ Macedonio Fernández
"Fui víctima de la calumnia, de la ingratitud, de la injusticia, tantas veces... y algunos días o algunas noches, tengo el alma cansada" Luis Alberto Battaglia
"Le recordamos que somos editorial importante, ya que importante es la que no publicó ningún libro malo, y no publicamos ningún libro" ´Sólo un escarabajo´ Luis Alberto Battaglia
PREGUNTARON A BORGES ¿CREE EN LA EXISTENCIA DE INTELIGENCIA EXTRATERRESTRE? Y ÉL CONTESTÓ ¿CREE EN LA EXISTENCIA DE INTELIGENCIA TERRESTRE?






BIENVENIDO A LAS METROLETRAS


((((())))))))))))


((((())))))))))))

Índice general del bog

(colocá el puntero sobre el enlace interno del blog donde quieras entrar y hacé un click)

SEGUIR MI BLOG PUEDE RESULTARTE UNA GRAN EXPERIENCIA Y DE MUCHA UTILIDAD, PARA HACERLO HACÉ CLICK EN LA PALABRA "SEGUIR" QUE FIGURA JUSTO ARRIBA DE MI FOTO. Cuando aparezca este mensaje: "502. That’s an error" LA OPCIÓN ES QUE INGRESES con cierta regularidad NO TE VAS A ARREPENTIR




* Si querés ayudar a que las actividades culturales Nuevas Letras, Ediciones Battaglia y Paginantes sigan existiendo auspiciá Nuevas Letras y/o sugerirle a alguien que lo haga




Citando este código AM190523 hasta el 30/4/2020 TENÉS UN MES GRATIS EN MI TALLER LITERARIO (el 2º que concurras) no más de 1 mes por persona

No hay comentarios.: