miércoles, octubre 11, 2006

Algo sobre el Génesis (Amelí Artigas) P609020

“Y había un principio, y había un hombre. Un hombre sin nombre que se parecía a un dios.
Entonces, en un principio primario, antes del principio, había un dios.
Y había un principio, y había un dios. Un dios mudo, sin voz, porque a nadie tenía que hablarle.
Entonces, si decimos nadie, era porque alguien había habido. Así, había alguien antes que aquél dios, en un principio primero, antes del principio primario.
Y había un principio, y había alguien más. Alguien más que juntó necesidades, y creó un dios.
Entonces, el dios de las necesidades creo al hombre, entonces el hombre de necesidades creó un dios. Y creó un principio, que fue éste dios. Y lo creó a su imagen y semejanza, otorgándole sabiduría y eternidad.
Y había un principio, que ya no era el comienzo, y había alguien, que podía ser un dios, y era hombre.
Entonces el hombre negó su eternidad, acabando con su sabiduría, para tomar distancias de su dios, para que sea más poderoso, fuerte y omnipotente, para que en él esté la Salvación. Y así, se exilió a un oscuro y sombrío mundo de guerras, destrucción y muerte, para darle oportunidad al dios de ofrecer un Edén, para ser Pecado, y un Paraíso, para ser Anhelo: una utopía incierta, a la que el hombre aspirará por los siglos de los siglos, reconstruyéndose en las carnes avenientes, reencarnando en cada hijo, cargando cada cruz, doliendo cada clavo. Y amén.”

2 comentarios:

Anónimo dijo...

HERMOSA ACTUALIZACIÓN LUIS.
FELICITACIONES AMELÍ...
ABRAZOS Y BESOS
RAQUEL LUISA TEPPICH

Luis Alberto Battaglia dijo...

Gracias Raquel