miércoles, diciembre 06, 2006

Todo muy lindo pero la gorda sigue encajada (de Emiliano Almerares) P609150

Para aquellos que no lo recuerden o se hayan perdido la primera parte, nuestra querida Edelmira, se encontraba atascada en la ducha de un gimnasio junto con otra señora que, al estar Edlmira tapando involuntariamente la salida, no podía egresar de las instalaciones. Un experto en destrabaciones había intentado extraerla pero habiendo fracasado en una primera tentativa, había prometido volver mejor preparado para la operación. Veamos como sigue.

-¿Falta mucho, Juanca? No aguanto más. Te lo juro que no aguanto más.
-Sí. Por el amor de Dios. Esto es una pesadilla. Una cargada. Diganmé dónde está la cámara, por favor.
-Ma qué cámara. A la cámara argentina de cirujanos vas a tener que ir vos cuando te agarre, desgraciada.
-Ah bueno. Lo único que faltaba. Encima te enojás conmigo.
-Sí. Cerrá el pico que no te banco más. Y no me olvido las patadas que me encajaste.
-Calmense chicas. Ahí viene el Licenciado.
-¡Por fin, querido! Mirá como estoy. Hecha una pasa de uva. Porque esta hija de puta dice que no puede cerrar la canilla. Pa’ mi que me lo hace a propósito.
-Discúlpeme señorita Edelmira, pero no fue fácil reunir a todo el equipo. Le presento al técnico José Aristegui, al ingeniero Ricardo Alberto Meninges, al picapedrero Hugo Batista, y por las dudas, Dios no lo permita, al sacerdote Monseñor Arturo Del Campo.
-Ah, bueno, me quedo más tranquila.
-Tranquila hija. Cada uno de nosotros cree fehacientemente que saldrás de esta situación en que te encuentras sin tener que lamentar grandes perdidas. Pero, tenés que ser conciente de que nuestro paso por esta vida es efímero y que al abandonar este mundo viene lo mejor. No hay que temerle a la muerte. La muerte no existe. Es sólo una ilusión. Tu alma seguirá viva eternamente. Sólo se pierde el cuerpo material.
-Sí. Y en su caso no se pierde tanto.
-Callate yegua. Perdón padre. Callate esposa del caballo. Todo lo que quiera, pero por ahora, prefiero quedarme acá. Dejemé comerme unos pollitos más. Porque la eternidad es un montón de años y me va a agarrar hambre.
-Bueno, monseñor. Ahora le voy a pedir que se corra un poco para poder trabajar con tranquilidad. Vaya a tomarse un Gatorade, después yo paso a pagar. Cualquier cosa le aviso.
-Como no hijo. Ojalá que haya de frutas tropicales. Es mi favorito.
-Juan Carlos, ¿usted es impresionable?
-Nooo, que mierda voy a ser impresionable. Si no, fijesé la novia que tengo.
-Si serás maldito Juanca, eh.
-Es un chiste gorda. Sabés como te quiero...
-OK. Muchachos. Procedamos. Licenciado, por favor, vaya afuera a preparar todo.
-Como no, ingeniero.
-Estacionado en la puerta, se encuentra el trailer que contiene al Universal Destrabation Kit System. En primer lugar, le colocaremos este arnés donde engancha el guinche. No es que a usted no le sobren lugares donde engancharlo, pero sería muy doloroso. Ya sufrió suficiente por hoy. A continuación, activaremos el Kit, que posee un motor de gran potencia. Para que se de una idea, fue utilizado en el cohete "Ialmostreachedthem oon", desconocido popularmente debido al fracaso de la operación.
-‘ta bien. Total yo no pretendo ir al espacio, me conformo con que me deje en la puerte de un ma donal.
-Proceda Batista.
-OK. Permiso señora, le voy a colocar el arnés. Abra las piernas por favor.
-No te hagás ilusiones gorda.
-Seguí, seguí nomás. Que algún día me van a sacar de acá. Y ahí te quiero ver. Ya estoy saboreando la venganza.
-Bueno, señorita. No gaste energías, que las va a necesitar. A ver. Pase una pierna por acá. Muy bien. Ahora, la otra. Perfecto. Listo ingeniero.
-Muy bien. Cuando yo diga "ya", va a hacer fuerza para este lado. Trate de no alborotar mucho los intestinos.
-Sí, por el amor de Dios. Lo único que me falta es que se me cague la gorda encima.
-Mejor ni te contesto, guacha de mierda.
-Calma señoras, por favor. Al mismo tiempo, yo voy a pulsar este botón, lo que activará el mecanismo que, si todo sale bien, la extraerá de la ducha. Ok. Todos a sus puestos. Licenciado, ¿me copia?. Cambio.
-Sí, lo copio ingeniero. Cambio.
-¿Todo listo ahí afuera? Cambio.
-Todo listo. Cambio.
-Ok. Procedemos a la cuenta de tres. Cambio.
-Ok. Cambio.
-¿Preparada Edelmira?
-Sí, pero apuresen, porque esta cosa que me puso me va paspar las partes.
-Ok. Ahí vamos. A la una... a las dos... y a las tres...YAAA.
-Ay, Dios me libre mi guarde. Paren esta máquina. Por favor. Parenlá.
-Chau gorda.
-Uy, miren que rápido va ese globo aerostático.
-Sí, y que bajito.
-Ahí aterrizó. Vamos a ver que debe ser una promoción. Seguro que regalan algo.
-No. ¡Miren! ¡Es una mujer!
-¡Sí! ¡Y está en bolas!
-Tapesé, gorda degenerada.
-Sí, tiene razón la señora. Como si fuera tan bonita para andar mostrando las carnes.
-Sin vergüenza.
-Atorranta.
-Llamen a la policía.
-JUANCA, JUANCA. Veni purate. ¿No ves que estoy desnuda en el medio de la calle?
-Y bueno. ¿Qué querés? Da gracias que hace calor.
-Sí, tenés razón. Qué suerte ¿no?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡ Felicitacionos Emiliano por tu calidad de expresión!!!
¡¡¡Hermosa actualización del blog !!!
Abrazos y besos
Raquel Luisa Teppich

Anónimo dijo...

ya te lo dije pero te lo repito GENIOOOOOO!!
annie

Luis Alberto Battaglia dijo...

"¡¡¡Hermosa"
Gracias Raquel