domingo, diciembre 16, 2018

FINALISTAS CONCURSO LITERARIO BUZÓN DE POEMAS

ORDEN AFABÉTICO POR TÍTUTO

A VECES SUEÑO... de Azucena Irene Cerundolo

A veces sueño, que el reloj
no existe.
Que los que se fueron, retornan.
Con sus rostros claros, con sus ojos míos.

A veces sueño que son muy pequeños
y no tengo miedo si la lluvia arrecia.
Porque en el silencio su respirar, respiro.

A veces sueño que un mal sueño fue.
Dejar mi tierra.
Con la ilusión perdida del pronto retorno,
para pasear con ellos en mis calles viejas,
de viejos adoquines que cuentan historias.
Allá en la Recova o cerca del río.

A veces sueño que mis brazos duelen
porque así quedaron, acunando cantos.
A una niña hermosa de cabellos largos,
a mi niño rubio.

A veces sueño, que sueño,
¡Que nada fue cierto!


1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

CLAVELES  ROJOS de Graciela Cecilia  Stábile /3º premio\

                                                                                           A Federico García Lorca

¡Te han muerto, Federico!
Claveles rojos nacen de tu boca
como llamas de tu simiente,
como esquirlas de traición.
¡Te han muerto, Federico!
El surco sangriento
siembra una canción;
la canción del huerto fresco,
la de tu memoria de almíbar
bañando el corazón de Granada.
Una canción de silencio
acurrucándote,
abrazando tu figura de niño,
besando tus ojos con marfiles engarzados,
acariciando tu pelo, cascada atrevida
cayendo sobre tu frente.
¡Te han muerto, Federico!
Un aire de duelo clava estiletes
y las manos nobles de los que te lloran,
derraman esos claveles
por todos los tiempos,
para que cada palabra tuya renazca...
Cuando crece la primavera.

1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

EL BESO de Helena Beatriz Gómez

Una pared amarilla
encuadrada sobre la vereda
desde una ventana del primer piso,
las palabras de una radio
caían sobre el empedrado
como agua de una botella.
El calor detenía la imagen
como detrás de un cristal.

Dio vuelta la esquina,
sintió el olor del mar;
la fiesta ya había comenzado.

Las hojas pequeñas,
acorazonadas
y repulgadas
reflejaron sobre ella el sol.

Un gorrión
se detuvo un minuto
en el suelo
saludando mi paso.

En la otra esquina él, apoyado contra un farol
y con las manos en los bolsillos.

Me acerqué.
Nos saludamos.
Nos besamos.


1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

ELLA de Cristina Liporaci /1º premio\

Me conmovió tu risa
franca y atrevida
con notas tan dispares
en la alegre melodía.

Me conmovieron
tus ojos somnolientos
tan llenos de vida.

Me conmovió
tu mano apoyada
en la blanda almohada
como capturando el sueño.

Me conmovió
tu boca apenas entreabierta
como esperando el beso
tantas veces postergado.

Me conmovió
tu cuerpo adormecido
en esa noche oscura
y con estrellas repetidas.

Me conmovió
tu sueño ligero,
el suave movimiento
de tu pecho,
tus piernas, ligeramente dobladas
perdiéndose en un baile
imaginable y silencioso.

Me conmovió hondamente
tu cuerpo recostado
como esperando,
mientras galopaba la noche
hacia el encuentro del alba.


1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

¿NOS SALVAREMOS VOS Y YO CUANDO EL TREN DESCARRILE? Gisela Vanesa Mancuso

Me contorsiono.
Debajo del tren;
desde arriba,
el tren no me verá.
La ventana está sucia.
En el vitral escribo una palabra:
No es transparente el mundo.
Los ojos,
en los espacios más limpios
de las letras.
¿se están cayendo también afuera?
¿qué hay en el suelo de la estación?
Las palomas picotean la ilusión
de maíz
Entre zapatos desgarbados.
¿nos verán morir cuando el tren descarrile?,
¿o morirán por fuera de la palabra sucia que escribí para ver sucio el mundo?
¿dónde estabas cuando no había casa en las ventanas,
cuando las puertas no se metían por entre las puertas del frío?
¿nos salvaremos vos y yo en la liturgia literaria
que enfría la noche entre cuatro paredes?
Me contorsiono.
Los durmientes
se apostaron
entre piedras de albañilería.
El tren se descarrila.
Eso ven los que fruncen
los dedos de los pies
para subir en la estación siguiente.
No tengo motivo para ser feliz.
Cuando estés preparado,
cuando la alegría descarrile,
¿vos y yo…?
Nos salvaremos vos y yo. 

1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

PEQUEÑA Cristina Marino

En la oscuridad de los pensamientos
he visto a esa niña inquieta y sedienta
jugar
llorar
soñar
bailar.
Pequeños sus pies
enormes sus sueños.
Siempre su cabello
al viento
rizado
salvaje
cómo sus anhelos.
Cortaba jazmines corría cantando
dibujaba letras
amaba la arena
allí entre sus dedos.
Hoy…que no hay juguetes
hamaca su cuerpo
cercano al calor
que tejen los leños.
Busca aquella niña
dentro  de su mente
entre hojas sepia
en los movimientos
de pasos pequeños
de años pasados
que aún…
anhela mil sueños.

1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

ROMANCE AL SEÑOR DE LA PAMPA Ricardo Arasil

Ese crinudo orejano
que parte en dos a la niebla
y si empantanás tus pasos
te tiende su mano abierta.
El solitario centauro
que jamás muestra una pena
y en la cruz de su facón 
reza benditos sin velas.
El que pone anca a la lluvia
y es compañero de escena,
cuando la noche aclarando
sale a buscar sus potreras.
Al que descubre la luna
sobre el lomo de la sierra
tropeando desvelos, sueños
por los caminos sin huella.
Lleva en la cara tatuado
sudor de tropa y leyenda,
es cimbra del alambrado
y es asta de mi bandera.
¡Mirálo! Es el padre nuestro
patrón de vincha y de melga,
luz de carona y arado,
¡Señor de la Pampa Nuestra!

1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

ROSTRO DE ALGODÓN de Emiliano  Gutierre /2º premio\

Abre...
Que el ombligo en cielo aun no madura.
Tejes con el viento una peñisca gota.
Suspiras un  cuento que calla la luna.
Llena de rocíos y estrellitas rotas.
Abre…
Eco de inocencia la casa te espía.
Caja de secretos colmada de flores.
Tu voz flameante dulce melodía.
Tango de alegría vibrando en tu nombre.
Abre…
La vida es un frasco repleto de tizas.
Crayones y ademanes muecas y palabras.
Con imprecisiones para la sonrisa.
Y al cruzar la calle tus pies tendrán alas.
Abre…
Rostro de algodón caricia ligera.
Que la guerra afuera juega a la escondida.
Buenos aires pinta su reciente ojera.
Y la violencia llora su monotonía.
Abre…
Mi pequeña niña tus ojos de miel.
Lagañas de azúcar país de los besos.
Soy ese silencio y aunque no me ves.
Celo tu descanso y te quito el sueño.

1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

TERNURA DE UN CORAZÓN ENLOQUECIDO Silvia Susana Durruty


                                               “Las callecitas de Buenos Aires tienen ese qué se yo”
Astor Piazzolla, Horacio Ferrer
Con el tiempo aprendí,
a descubrir la ternura en un corazón enloquecido.
Percibir un jeroglífico, encerrado en cada adoquín.
Atravesar, doliente, minúsculos laberintos.
Volverme invisible, en espejos rotos.
Creer en ángeles falsos y disfrazados demonios.

A caminar ebria de bochorno por las veredas rotas.
Y dejarme llevar entre edificios polvorientos.
Aprendí a ir y venir por lugares, que, ni conozco.
¡Si total!  La calle grita un idioma loco.
Y yo, qué se yo. -¡Loco él, loca yo!-

Con el tiempo aprendí que deseé demasiado,
lloré por mucho, y mi corazón,
se entibia cada atardecer.
A saber que, en cada esquina de fachas descascaradas,
suspiran otras almas, con el cariño intacto.
 -¡Para qué sufrir!-

A volar feliz en un vals perpetuo.

Escuchar un tango en el reloj. 
Oler azahares en los bares
húmedos y cansados del invierno.

Me falta aprender,
a enloquecer tu empecinado corazón,
y que, ¡loco, loco, loco!,
vuele rebosante de libertad. 

1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

UNA PALABRA Andrea Armesto


Y no estás
Y no estoy
No estamos.

No estás
para mentirme.

No estoy para
desdecirme.

No estamos para
convertirnos en cristales.

Estamos rotos,
ajenos, enajenados,
confundidos, indecibles. 


Así estamos,
sin decirnos, siquiera,

una palabra.

1ºconrursoliterarionuevasletrasbuszondepoemas1ºconrursoliterarionu

No hay comentarios.: