miércoles, agosto 30, 2006

EJERCICIO 3 (de Laura Arce) P603020

Vacio. tristeza. decepcion.
no hay persona que llene mi vacio,
ni el del parque.
Los arboles estan tristes, extrañan las risas,
los llantos, las caidas.
los pajaros sobrevuelan el lugar buscando sin encontrar
un blanco considerable. Nada tiene sentido sino hay vida.
Y a veces mi corazon se parece al parque, muy lindo, muy tranquilo
pero vacio.
Y siento ese gris que me invade, una calesita con ganas de jugar,
de dar vueltas y vueltas pero no hay quien la encienda.
Y espero, sentada en el gris banco, donde nadie me acompaña, donde
podria desnudarme porque nadie me ve, y estoy desnuda, mostrando mi gris

EJERCICIO 3 Imaginen un parque, llegan a un parque un lunes a las 4 de la tarde y tienen la sorpresa de que en el parque no hay niños ni pájaros ni persona alguna. Escriban un cuento explicando esa circunstancia o un poema con la sensación que les produjo la imagen.

EJERCICIO 3 (de Horacio Togneri) 006

Una plaza desierta. Siento que no es casual la elección.

No se me ocurre poema o cuento sólo pienso.
Pienso en una plaza llena de corazones victoriosos años atrás, la época más feliz de los argentinos. Voces que repetían cinco letras que se combinaban para emanar justicia. Pienso en una plaza asolada por el huracán de la infamia, azotada por el viento de los rapaces, inundada de sangre. Pienso en una plaza poblada de pañuelos blancos. Veo una plaza en la que asoma una línea de sol. Creo ver muchas plazas en América con amores incipientes besándose en un banco.
Y espero... Y sueño.


EJERCICIO 3 Imaginen un parque, llegan a un parque un lunes a las 4 de la tarde y tienen la sorpresa de que en el parque no hay niños ni pájaros ni persona alguna. Escriban un cuento explicando esa circunstancia o un poema con la sensación que les produjo la imagen.

miércoles, agosto 23, 2006

De andares (de Marita) 006

Se le ve deambular por el parque todo el día, desde temprano en la
mañana hasta casi la media noche. Acaricia a los perros, a las
palomas, a uno que otro gato perdido...
Con los niños es amable, les devuelve las pelotas, les ayuda con los
patines...
Mirando a los niños jugar recuerda su corta infancia, cómo a los diez
años, ya tenía que llevar dinero, como fuera, al hogar y preocuparse
de los hermanos que la madre había dejado a su cuidado, para
dedicarse a cobrar por el amor.
Del padre, ni hablar, si se le veía, era en raras ocasiones y en tal
estado de alcoholización, que era mejor arrancar.
Pero la tía Flora creía en él, le tenía fe y cuando podía, le ayudaba
con algo para la casa, para los hermanos chicos.
Era bueno el Tomás, era de alma pura, de corazón generoso, nunca
nadie lo escuchó ofender o gritar apenas a nadie, ni a los perros.
Siempre calladito, siempre aguantando, siempre obedeciendo.
Mientras crecía, la tía Flora pensaba con amargura que alguna mujer
lo descarrilaría, pero al cumplir treinta y no haber tenido ninguna,
ni siquiera escondida, que suponiera ella, se quedó tranquila y pensó
que podría morir en paz. Si se quedaba soltero, los niños podrían
estudiar y el Tomás los ayudaría en todo, seguro.
Compañero inseparable del cura nuevo, pensó por un momento en
seguirle los pasos, sin embargo, pensó en sus hermanos, y prefirió
seguir así, con sus peguitas cortas pero seguras, el trabajo de
gásfiter daba buenos dividendos si se hacía con "profesionalismo",
porque el Tomás no era un maestro "chasquilla", era un Señor
Gásfiter. Honrado, puntual y trabajador.
Sus solitarias noches y su llanto ahogado, eran sentidos sólo por la
tía Flora, la que hacía oídos sordos ante la eventualidad de perderlo.
En el cumpleaños cuarenta del Tomás, los dos hermanos seguidos de él,
lo celebraron con una fiesta sorpresa. Ellos ya estaban trabajando y
podían, entre ambos, darle ese regalito.
Lamentablemente, la tía Flora había fallecido el año anterior,
víctima de nunca nadie supo qué...
Tomás se veía muy contento en la fiesta. Su casa, humilde, pero
bastante mejorada desde los tiempos del abandono materno, brillaba de
luces y música, como también de mujeres ávidas de comprometer al
Tomás.
Estas solteronas cartuchas, eran la antítesis de la tía Flora,
prácticamente la única mujer con que el Tomás se había relacionado.
Lo acosaban a escondidas, que nadie supiera, se iban al baño detrás
de él y le hacían insinuaciones, le rozaban sus prominencias,
haciéndolo enrojecer y sentir calenturas que ya se le habían olvidado
o que creía que nunca sentiría de nuevo, desde las primeras pajitas
en la adolescencia.
Al día siguiente, Tomás había desaparecido, no estaba por ninguna
parte, ni en el parque, ni en la iglesia, ni trabajando. Su maletín
estaba intacto y el cura lo necesitaba para reparar una llave que
goteaba, pero nadie lo había visto.
La hermana más pequeña, que ya no era "tan" pequeña, y lo conocía muy
bien, lo buscó en la grieta del cerro a donde él los llevaba de
chicos a jugar a la escondida.
Nadie jamás lo habría pensado, a nadie nunca se le habría ocurrido
semejante brutalidad. El Tomás estaba inmóvil junto al cuerpo inerte
de una de las solteronas de la noche anterior.
Dsde ese día, no abrió la boca nunca más, salvo para comer y tomar
agua, obligado, primero por los gendarmes, luego, por la hermana, al
comprobarse su paupérrimo estado de salud mental y puesto en libertad.
El pobre Tomás, ¿se había vuelto loco o era el arrepentimiento lo que
lo mantenía en silencio?
Eso le preguntaba el cura, siempre y cuando el Tomás lo dejara
acercarse, ya que se había vuelto un poco huraño.
Un día, el Tomás se aburrió de que el cura latero le preguntara a
cada rato lo mismo y al fin decidió contarle.

LÓGICO (de Myriam Carballo) 006

Se siente invierno. Diciembre 31, hemisferio austral.
Cuesta borrar los resabios del pasado, esqueleto milenario, sin dientes...
Hoy
¿Lo sustancial, importa?¿Lo adquirido, trasciende?
Hoy
Se hace vena, sangre. Corre. Arrastra.
Amargura asnal, resentimiento enraizado a pedazos de tiempo.
¡Victimarios!
Hoy
No existe como tal –sólo sugiero-
Se amalgama con una pluralidad pretérita.
Hoy.
Ahora, preciso instante que se rehusa a ser. Semi-vivo, semi-muerto.
Hoy.
Lo catalítico funcionó, funciona, funcionará.
Hoy.
Piernas y pantano. Lucha contra el barro y la asfixia.
Hoy
¿Quién es libre? ¡Tire la primera piedra!
Hoy
¿Quien cree en un mundo mejor? ¡ Presente evidencia!
Hoy.
Fue en diciembre, no importa el año,
un optimista de turno se acercó al balcón
dijo ‘!Viva la vida’ y se tiró.

miércoles, agosto 16, 2006

NUNCA (de Alejandra Atineos) P603050

Nunca fue tu última palabra,

Nunca dijiste antes de partir,

Nunca llegaste de tu largo

Camino.

Nunca he amado antes de ti.

Nunca,…

Para toda tu palabra,

Nunca.

Para una caricia,

Nunca después de una

Trémula risa.

Nunca, tu conciencia

Dio esperanza.

Nunca.

Nunca volviste de tu largo

Camino hacia el fin.

Poema paginante (Luis Alberto Battaglia 1-3-2006) P602270

Esta lista es para los paginantes, y a todos los paginantes que ya están acá quiero darles la bienvenida. Es raro tener una lista, ya que hasta hace menos de un año yo ni siquiera sabía lo que era una lista. Y acá empiezo, sin saber ni siquiera usar los recursos que esta lista tiene, voy a ir aprendiendo.
¿Saben? una vez, cuando tenía 22 años (¡si! alguna vez tuve 22 años), junto con mi amigo Marcelo Pérez, lanzamos la revista Nuevas Letras. Era en mi país una época oscura, un régimen militar había decidido que estaba prohibido CASI TODO; y los adolescentes de entonces sonábamos con LA LIBERTAD.
Mientras tanto yo estudiaba Letras en la universidad de Morón, y Nuevas Letras se fue convirtiendo entre otras cosas en un regalo que un temeroso alumno (¡sí! alguna vez fui temeroso) entregaba a los profesores con miedo de ser rechazado.
Mientras tanto , caminaba (¡cómo he caminado con Nuevas Letras!), caminaba por mi querida Buenos Aires, por calles y avenidas ofreciendo Nuevas Letras en "consignación" (significa dejar una revista sin que te paguen y te pagan si se vende) en quioscos y librerías.
Uy!!!!!!!!!!!!!!!!... una vida.
En aquella época me sugerían no estudiar letras "no tenés futuro" y yo "sólo tengo futuro si hago lo que siento", me sugerían no empezar a editar una revista "para eso tenés que ser famoso" y a mi, debo reconocer, con suerte me conocían mis familiares. Pero igual, el obstinado Luis DALE PARA ADELANTE.
Todo aquel a quien le hubiera preguntado me diría sin duda NO EMPIECES CON UNA LISTA SI NO LA SABÉS MANEJAR, y por supuesto acá estoy.
Sé que hay 5 integrantes pero no se hacen notar paginantes de mi alma... no me dejen en el blanco de la pantalla ESCRIBAN POR FAVOR.
Ah! si, está bien, voy a ser el primero.

POEMA PAGINANTE

Yo que nací señor de la tristeza
y de la lluvia quise navegante,
y de cambiar el mundo emocionado
con tanta vida que vibraba inmensa
y del mágico amor que delirante
soñaba sin salir un sólo instante
demasiado más lejos que mi pieza.
Yo que nací, tú sabes, tan errado
que por cada violencia recibida
entregaba pedazos de mi vida,
yo que escribí para que me quisieran
y desde el arrabal de la alegría
llegar con mi palabra al desolado.
Quise cambiar el mundo y me decían
ya crecerás; crecí y es tal la cosa
que el mundo y yo nos hemos igualado:
yo no puedo cambiarlo ni él me cambia
y estamos siempre así, dos obstinados.
Yo que nací señor de la triseza
y de la lluvia quise navegante,
yo que esribí para que me quisieran;
ahora soy paginante.

miércoles, agosto 09, 2006

La mujer... (de Carolina González Velásquez) P602271

Sembró de hilos blancos
el mar caoba de su cabello
vistió su cuerpo de esperanzas,
sueños,
ilusiones
no dudó ante el miedo
en la pequeñez de su figura
y su abrazo de gigante
acunó al cielo.

Con delicada voz detuvo el tiempo
se entregó con el alma a la tierna espera,
no dudó en abandonar su figura,
cada vez que la bella espera
hizo nido en su ombligo
para ocultar una estrella
desangró su vientre con pasión y sin recelo
y aunque recibió ingratitudes
siguió amando,
con una sonrisa,
con el mismo amor
los acogió en su morada
cuando se arrepintieron...

Como maestra de jardines
acomodó sendas raíces,
se hizo tronco y cuidó sus ramas,
las nutrió de sí misma
a través de su ceno
se recreo en los frutos
cuando vinieron.

Atravesó llanos, montes y montañas
se sumergió en mares
para complacerlos,
se volvió maga, adivina y confidente
doctora, medicina y alivio
sustento, maestra y amiga,
consejera, abogado,
lavandera, economista y cocinera,
costurera, hasta albañil era una artista,
mil mujeres,
así era ella...

Hasta fue padre
cuando el destino así lo requiso
cuando se le dejó sola,
por una aventurera,
enjugó lágrimas
que nunca sus “niños” vieron
sacó fuerza de flaqueza
nunca se escondió en un vicio
no se doblegó ante asedios de patrones
frente en alto, digna, siempre entera,
y salió airosa
ante cualquier oficio.

Nunca hubo marcas en la piel más bella
ni sonrisa sin perlas más verdadera.
no hubo manos más suaves a las caricias
que las de ellas después de la faena,
No hay más bello atavío que su delantal
ni más bella corona que sus trenzas
no hay luceros más bellos que sus ojos
cuando a ellos asomaban lágrimas
de alegría inmensa...

Los vio crecer,
hacerse hombres y mujeres
los vio multiplicarse
como granos de arena
se fue apagando en la ternura eterna
se quedó en el sueño
descansando llena,
la miramos todos en silencio
rodeada de sus sueños
con la faz en calma
de quien vivió una vida plena.
la acunará el tiempo
y se hará semilla
en su cama frente al mar
bajo la tierra.....

(dedicado a esas "Mujeres")

La dama y la luna (de Matchornicova) P603010

Ha regresado de hablar con la luna, locura que se ha vuelto rutina,
droga de
plata recetada por los dioses de la historia,
con ojos acabados por olas oceanicas y manos espumosas de sueños,
sonrrie..,
vestida de madrugada.

El mundo gira sin romper su magia ,
ella en un circuito paralelo , allí donde las palabras son el techo
de
las
miradas,
tiende a pensar en los dias sin horas exactas.

Soñadora emperdernida, se recuesta en las cascadas de otras tierras,
juega
con el vuelo de un aguila…y emprende otro viaje.
A la morada de los hipnotizados de las letras ;
Allí se queda horas comiendo palabras, olvida obligaciones , rie
solitaria
y resume en un beso tanta poesia y entrega,

La noche disuelta hace rato, estremece aun las últimas sombras y la
luz
invade la silueta frágil, de aquella que sueña cada mañana.

Los muertos inquietos hablan de pasado, rozan miradas fotográficas
en
alguna repisa de recuerdo …callan , siempre callan..,
se han ido en silencio, nadien sabra jamas , que fue lo que los
llevo
al
mundo del sereno,
pero ella después de hablar con la luna, comprende que la marcha es
el
porvenir del misterio,
entonces se sienta frente a la ventana
y espera…

miércoles, agosto 02, 2006

SOMBRAS (de Matchornicova) P603010

Un dejo del último viento la persigue
Y corre despacio
entre palabras aspirando ser comienzo
y por que no
algún final.

Plata de lunas acariciantes
en el blanco de sus propias huellas
lastima el color,
derritiendo pasado, futuro
...porvenir.

Y duele la tarde,

una soledad crepuscular
camina lenta y las sombras
son canales
de algún recuerdo.

YO SÉ... (de Capulinawui) P602272

Yo sé que el sol se recoge
escondiéndome tu rostro.
Y que la medialuna
mediadormida
mediasoñada
adormece mis versos negros alguna madrugada.

Y sé que Vallejo venció la batalla
y se quedó con infinitos heraldos
y todas las tristezas
ahorcadas
en otoños.

Yo sé que el barco naufraga
cuando el rumbo lo marcan las hojas heridas
de un árbol lejano.

Y sé que el canto fluye del más hondo desengaño.
Y que la palma del mendigo florece cuando se extiende
y roza tu mano.
Y que toda noche termina aunque se beba a sorbitos.

Yo sé que la vida es luz.
Y la sonrisa del dolor un misterio.
Y ningún soneto resucitó al amor de Gabriela.
Y que Borges veía y Van Gogh escuchaba los mismos sortilegios.

Yo sé que estoy viva.
Llena de semillas
Cereales
y hierbas
desde que te amo.